Identidad

La distiancia entre las luces incumplidas y
entre las sombras prometidas,
difiere
la definición de tu rostro – cuando,
directamente, no la cancela.

Mancha de voz irreconocible
que parece estar alejándose siempre: un instante más lejos,
más difuso
cada vez.

Acaso el rostro sea el mío. A fin de cuentas
– contadurías del ánimo -,
me relaciono a través de interrogantes (y reproches)
conmigo mismo. ¿Y quién no?

Quién que no ha cedido a las prepotencias fatuas que ofrece la vida
como un consuelo o
un engaño – quizás ambos sean una misma estrategia,
en definitiva.

Se escapa la identidad: la verídica,
no las que se postulan como ocasiones en un
catálogo,
de esas
de usar y tirar: vacíos de burbujas, orgullos, neón, látex y olvido.

© Marcelo Wio

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*