Una imagen sólo grafica un instante

Se nos dice, orondamente, que una imagen vale más que mil palabras. Y que lo dice, lo dice como si estableciera – o, más bien, restableciera – una verdad de perogrullo, como si hubiese pronunciado un argumento o una teoría física irrefutable.

Se dice como se dice que “la excepción hace la regla” – cuando la excepción, lo que hace, es, precisamente, anular la regla -: frases hechas, con mucho de falsedad.

Pero volvamos a las imágenes que “valen que mil palabras”; huero lugar común con el que se pretende que una imagen dice y explica más que mil palabras.

Una imagen sólo muestra un momento – una suerte de “descripción” o recuento de elementos, más bien, estrictamente puntual -. Más que nada, una imagen es una ventana a un instante. Pero una ventana que no dice nada, que no explica nada; y que, sobre todo, está tremendamente limitada por sus bordes (su enfoque): ventana sin contexto, sin antes ni después; una ventana dispuesta por un fotógrafo – del cual, la imagen tampoco dice nada más allá de su técnica – que eligió ese paisaje, ese instante (trocito breve de realidad) sumamente restringidos, por sobre todos los demás posibles.

Una imagen, sólo grafica un instante…

Las palabras, en cambio, nos posibilitan decir lo que la imagen muestra, o nos permiten decir el antes y el después, el qué, el cómo, el para qué, el por qué, el quién o quiénes, el cuándo, el dónde.

Las palabras valen más que una imagen. Por algo los humanos han desarrollado las lenguas, y no se limitaron a majorar el método pictórico de las cavernas como método de comunicación.

Pero hay muchos que prefieren – en su holgazanería o negligencia profesional, por desconocimiento (y el orgullo que impide reconocerlo; o la conveniencia que impide subsanarlo), por interés ideológico, y también, por qué no, por tontería -, decir, o hacer creer, que una imagen vale más que mil palabras, que el esfuerzo y la responsabilidad de una explicación, de una historia (con y sin mayúscula).

© Marcelo Wio

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*