Rutina

Pensar en ella se había convertido en una rutina. Una mañana (o bien pudo haber sido una tardecita, una noche mitológica) cambió de costumbre: pensó en otra.

© Marcelo Wio

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*