Rayuela cruel

De charquito en charquito de realidad ajena, discurro: como desplazándome sobre una cruel rayuela existencial, sin cielo, sin premio; que apenas me acepta como un intruso unos breves instantes. Saltitos puntillosos, apenas rozando las casillas-jurisdicciones impropias por las que voy transitando la vida, mirando sin tocar, estando sin estar.

© Marcelo Wio

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*