Proliferaciones

 

Crecen a los costados del camino
sus refutaciones áridas y duras
como a las cartas les nace el reborde reseco y erosivo
que termina por fabricar el olvido o los borradores
del tormento.

Y allí, detrás de los monasterios si fe
se elevan como gestos de una mano
que reivindica una compensación
a tanta abnegación y adulación.

Como conscupiscencias y alabanzas extasiadas
se yerguen entre los pastizales blancuzcos
ásperos y tenaces: pura fatiga y decepción.

Mas, qué es aquello que prospera
que se alza
sin el escrúpulo de la mortalidad y la memoria.

Un grito sin sonido. Un tacto sin afecto.
La desvitalidad. O el mundo
expandiéndose sobre sí, para gastarse.
O los capilares de las posibilidades desechadas.
Quién puede saberlo, encontrándose
como se encuentra, en medio de esa proliferación
breve.

 

© Marcelo Wio

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*