¿Por qué vuelan las palabras?

 

¿Por qué vuelan las palabras?

¿Por la acción que el aire, en conjurado flujo, ejerce bajo la forma precisa de la pausa – precario apéndice sustentador?

¿Porque son más livianas que el aire: gas de la voz, tan intrascendente en los cómputos de la atmósfera?

¿O volamos nosotros, por ellas sostenidos , por ellas creados ? Es decir, ¿somos la forma que adquieren ciertos sintagmas?

¿Por qué deben volar las palabras y los pájaros? ¿Qué los obliga a esas acrobacias y vértigos? ¿Qué les permite esa prepotencia de sobreponerse levemente a la injuria telúrica de la gravedad?

En fin, ahí vamos. Braceando parlamentos.

Siempre moviéndonos con candoroso ímpetu para que el aire nos mienta sujeción a empellones: ilusos anclajes a los sueños y las posibilidades que, indefectiblemente, vuelan más alto que las ingenierías que pergeñamos.

 

© Marcelo Wio

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*