Poesiar

Juguemos a poesiar, ludicando las seriedades y los escrúpulos.

Poesiemos el juego – de mesa, de salón; en equipo, individual. Arrebatemos las palabras a los mistagogos y a los anunciantes de rebajas en el precio de los recambios de moral y afeitadoras para él y para ella – esas que desforestan los rostros y desmalezan las piernas.

Juguemos en el bosque pero cuando el lobo esté; y la loba y Rómulo – el más pollerudo de los hijos; el otro, lejos en los mares del sur oficiando de su nombre en una goleta que se le escapó a Mutis de una página.

Jugar a la poesía para que la realidad se despiste, baje la guardia y sus paños menores.

Vivir en verso – o del verso -, jugar en rima, poesiar con la punta de una gambeta.

© Marcelo Wio

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*