Páramo

Se agacha el hombre
como quien va a rezar o a
abnegarse
Abre la mano, la palma hacia
abajo
acaricia las arrugas de la tierra, reseco
su vientre
ya ni late
Palpa el hombre, necesidades o preguntas
cuya respuesta es evidente pero
acaso una equivocación momentánea
para esa esperanza, que ya va camino
de extraviarse

© Marcelo Wio

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*