Ontología ocasional

El accidente: que mi mirada, ociosa, dispersa, volátil, atravesara la trayectoria de tu sustancia. El evento: creer que el hecho de observarte te hipostasiaba. El resultado: dudar de vos. Tal vez por eso fue imposible nuestra relación desde un principio: no me fio de mis elucubraciones. El desenlace: que doblaste en una esquina y agradecí al azar que maquilló mi cobardía. Yo seguí unas cuadras más, conversando con vos, seduciéndote al amparo de las teorías de Everett interpretadas al tuntún.

 

© Marcelo Wio

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*