Juego de dioses

Los dioses no juegan a los dados. Lo dijo un pensador o alguien de similar oficio. Efectivamente, juegan a otro juego; uno cuyas piezas somos nosotros. Macabra partida es: nos han imbuido la ilusión de la voluntad, pero nos manipulan a su antojo, violando una y otra vez nuestros afanes, nuestros fines.

© Marcelo Wio

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*