Escribir la lluvia

 

Escribir la lluvia. No sobre.
La lluvia. Como Vincent pintaba el ánimo.

En una frase o dos. O incluso, por qué no, en dos
o tres palabras. Y no prolongarse pródigamente en hilitos
de agua que se estanca
en quietudes sin reflejo ni temblor.

Escribirla, nada más.

 

© Marcelo Wio

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*