Descosidos

 

 

Cada mañana paso frente a una casa que debe haber sido de un silencio. Profundo. Con su dignidad rasguñada de desatención: madera desgarrada; pastos ralos, resecos y lánguidos; ventanas oscuras usufructuadas por reflejos burdos (un árbol inexacto; un cielo apagado; movimientos borroneados).

Y cada vez, se me engancha un fleco – de esos que se nos van soltando todo el tiempo – a la verja; y me deshilacho, entonces, más bruscamente. Cada tránsito por esa vereda me supone una disminución notoria. Aunque, en definitiva, a cada paso por cualquier parte vamos enganchándonos con las ramas y aristas y salientes y espinas de las horas.

No somos más que un breve cordel espantado ante la vista del telar que se aleja.

 

© Marcelo Wio

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*