A posteriori

La mañana fue implicando a los cuerpos en la realidad, contradiciendo la impunidad transitoria (y por tanto, falaz) de sábanas con su prórroga de noche y erotismo. La complicación de las palabras se evitó por intermediación de bostezos y gestos vagos, huidos: tregua para recomponer repeticiones, para enjuagarse la desvergüenza de la cara y deshacer las marcas de la osadía.

© Marcelo Wio

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*